Partido Justicialista vs. Frente para la Victoria: ¿Quién gana?

 Partido Justicialista vs. Frente para la Victoria: ¿Quién gana?

Néstor Kirchner imaginó el Frente para la Victoria como una instancia superadora y propia del Partido Justicialista, que tuvo un rol secundario durante 12 años porque Cristina Fernández no se apartó ni un ápice del guión trazado por su marido fallecido. En el verano de 2016 el debate es si cambiará esa fórmula y el PJ recuperará su identidad, o no habrá cambios.

El martes 02/02 debería reunirse el Consejo Nacional del Partido Justicialista para definir el futuro de esa fuerza política, inserta en el Frente para la Victoria, que gobernó desde 2003 hasta 2015. El PJ aceptó una decisión de Néstor Kirchner, quien no confiaba en el PJ y por eso reinventó su Frente para la Victoria Santacruceña en un sello de goma nacional, y la mayoría de los peronistas aceptó la triquiñuela porque obtenían alguna compensación ya que, ya se sabe, los muchachos son, antes que nada, utilitarios y codiciosos.
La cuestión es si esa situación se mantendrá en el futuro o no. ¿Vuelve Cristina Fernández de Kirchner? Ella retiene el liderazgo del FpV, a través de la agrupación La Cámpora, su gente más leal. Pero ahí aparece una gran porción de kirchneristas no peronistas que conviven con talibanes de escaso peso específico como el sparring Guillermo Moreno.
En tanto, por ejemplo, Daniel Scioli ya está intentando dejar en claro que no se jubiló. Pero él planifica insertarse en el PJ. La situación es inestable, y bastaría que Mauricio Macri ni se meta para que se vuelva explosiva, en especial a partir de que intente participar la mujer que, desde El Calafate (Santa Cruz), está armando su oficina cerca de la Plaza de los 2 Congresos.
Pero, además, hay otros protagonistas. Todavía se encuentran juntos el agua y el aceite, una situación sólo posible porque gozaban de los beneficios del poder, siempre que toleraran todo…hasta las monsergas y la humillación de su líder máxima, Cristina. ¿Y ahora cómo seguirá la historia? Juan Pablo de Jesús, peronista alcalde de Santa Teresita, invitó a una reunión en el Golf Club local, a orillas del Río de la Plata (en ese tramo costeño, todavía no es mar).
La convocatoria fue la forma que él encontró para destrabar una situación muy compleja que no lograban resolver Fernando Espinoza, ex alcalde de La Matanza y titular del derrotado PJ bonaerense, dirigente que goza de escaso reconocimiento como político, y el alcalde de Florencio Varela, el inextinguible Julio Pereyra, hábil coautor del sello de goma conocido comoFederación Argentina de Municipios.
La idea es avanzar en el lanzamiento del Frente Nacional Peronista, un espacio que todos desearían que liderara el mermado diputado nacional José Luis Gioja, más allá de que él aceptara dar un paso al costado en la disputa por la titularidad del bloque de legisladores. Gioja descansa mucho en Diego Bossio, también diputado nacional y su mano derecha en el instituto partidario Gestar, quien le prometió participar del Frente, la línea interna con la que quieren participar de la elección interna para la normalización del Partido Justicialista.
Estaban presentes el gobernador de Tucumán, Juan Manzur; el presidente del PJ nacional,Eduardo Fellner, el sindicalista de los Taxistas, Omar Viviani; el senador bonaerense Juan José Mussi; el jefe comunal de Ituzaingó, Alberto Descalzo; y el de Cañuelas, Gustavo Arrieta.
Pereyra se quejó por la situación: «Tenemos un dicho muy viejo en el peronismo, que no hay que sacar los pies del plato, pero ahora nos escondieron el plato y no se sabe quién saca los pies y quién no porque no tenemos plato. Hay que edificar el plato». ¿El plato se edifica o se amasa la arcilla y luego va al horno? Curiosidades del lenguaje del veterano Pereyra…
La situación es bien ambigua: el Frente para la Victoria fue derrotado parcialmente en el debate presupuestario de Provincia de Buenos Aires pero negocia con Cambiemos la ampliación de la Corte Suprema de Justicia de la Nación.
El FpV aceptó, al menos senadores nacionales de tradición PJ como Miguel Pichetto, dialogar con el oficialismo la ampliación de la CSJN de 5 a 7 jueces y así abrir 2 vacantes adicionales a Horacio Rosatti y Carlos Rosenkrantz, algo que había intentado inicialmente el presidente Mauricio Macri pero sufrió un boicot de parte de Ricardo Lorenzetti, presidente del tribunal, aunque luego se habría producido un acuerdo entre ambos.
Sin embargo en Provincia, la situación es más complicada porque Cambiemos negoció con los intendentes municipales peronistas, forzando así una ruptura en el bloque del Frente para la Victoria, donde quedó aislada La Cámpora, que por ahora sigue siendo parte de esa heterogénea estructura política que debe decantar.
En el medio apareció el mencionado Pereyra afirmando: «Nosotros queremos discutir política y gestión. Por ejemplo el aumento al doble de los recursos coparticipables en la capital federal. Queremos que sea así para todas las provincias».
Espinoza: «Capital federal es el lugar más rico de la Argentina, eso es una locura total ¿de qué federalismo estamos hablando?».
Sin embargo, luego sostuvo: «Queremos consensuar una agenda de trabajo para llevar a la gobernadora y al Presidente de la Nación acerca de las principales preocupaciones de los bonaerenses».
¿Acordar o enfrentarse? ¿Presionar o colaborar?
Luego apareció, por su lado, Daniel Scioli, quien habló con AM La Red:
«Dividido el PJ es funcional al Gobierno, así que les pido a todos que hagamos los esfuerzos necesarios para mantener el partido y los bloques unidos y no perder poder territorial».
También: «La sociedad nos va a demandar que nos unamos para marcar los errores y construir una alternativa de cara al año que viene y a 2019″.
Scioli querría ser candidato a senador nacional en 2017, ¿por Ciudad de Buenos Aires o por Provincia de Buenos Aires? Dificilmente tenga posibilidades en el territorio que gobernó tan mal durante 8 años.
«Hay cosas que me preocupan: la coparticipación, la criminalización de la protesta social, los decretos de necesidad y urgencia (DNU) que deberían ser para casos excepcionales, la inflación», afirmó Scioli, tal como si él ignorara la responsabilidad del FpV en la destrucción de la economía que dejó tal como herencia maldita.
«La gente está preocupada, lo dijo hasta Mirtha Legrand… que yo sepa, ella estuvo convocando a votar a Macri. Evidentemente escuchó a la gente y se dio cuenta de lo que está pasando»,ironía de Scioli, amigo personal de ‘Chiquita’ Legrand, antikirchnerista decidida.
«(…) En esta nueva y particular etapa, conviven en el Peronismo, los históricos, como Julián Domínguez, y Espinoza, que perdieron su apuesta electoral y ahora buscan ser parte de la reconstrucción. Los intendentes (en su mayoría jóvenes) que fueron reelectos, como Eduardo Bali Bucca de Bolívar, Juan De Jesús de La Costa, Martín Insaurralde de Lomas, Gabriel Katopodis, de San Martín, Patricio Mussi de Berazategui, Fernando Gray de Esteban Echeverría, Jorge Ferraresi de Avellaneda.
Además de aquellos que lograron sobrevivir a la caída de los caudillos, como el caso de Alberto Descalzo de Ituzaingó, y Julio Pereyra de Florencio Varela y el electo, Alejandro Granados de Ezeiza.
También los nuevos, que pese a la debacle electoral, lograron ganar sus municipios, como, Mariano Cascallares de Almirante Brown, Leonardo Nardini de Malvinas Argentinas, Gustavo Menéndez de Merlo, Walter Festa de Moreno, Juan Zabaleta de Hurlingham, entre otros.
Y La Cámpora, con escaso territorio (solo 2 comunas), pero con un caudal importante de bancas legislativas.
La mayoría de los intendentes, apuestan a un nuevo escenario, donde la lógica del territorio vuelva a ser la variable de poder en la mesa de discusión partidaria. (…)».
Compartí:

Noticias Relacionadas

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *