Sala donó coche terapéutico a un niño de 11 años

 Sala donó coche terapéutico a un niño de 11 años

Milagro Sala donó un coche terapéutico a un chico de 11 años con capacidades diferentes. En el encuentro que mantuvo con el pequeño, el niño le relató su experiencia en el Centro Modelo Integral de Rehabilitación (CEMIR) ubicado en el barrio de la organización en Alto Comedero y le manifestó su deseo de participar al festival del Día del Niño que organiza todos los años la Tupac Amaru.

IMG_1746

Natalia Medina, madre de Maximiliano, señaló: “es un coche terapéutico más que nada para sacarlo a pasear. Desgraciadamente las calles del centro no están aptas para que ande una silla de rueda y con este coche es más fácil trasladarlo. Es importante que salga a tomar aire”, expresó.

En relación a cómo llegó el pedido a Milagro Sala Medina relató: “La obra social no me cubría el coche porque no lo consideran imprescindible y es de marca. A través de una amiga del barrio le hicimos llegar el pedido a Milagro y gracias a Dios la respuesta fue rapidísima. Yo le entregue los papeles el jueves a la noche y en menos de una semana me llamaron para avisarme que ya lo tenían. Hace años venimos viendo de dónde sacarlo. Uno económicamente no puede costear ni siquiera diez mil pesos porque mi marido no tiene trabajo fijo y yo tampoco. Gracias a Dios, ella nos logró dar el coche”.

En relación al CEMIR, al que empezó a asistir Maximiliano hace pocos días, su madre relató que había escuchado del Centro pero no se había acercado. Tras conocer la situación del niño, desde la organización lo invitaron a concurrir. “Muy bien el personal, te tratan re bien, te sacan las dudas que uno podría llegar a tener a la hora de dejarlo con otras personas“, expresó Medina al ser consultada respecto al trato recibido. Y agregó: “uno lo cuida en la casa, y uno quiere que los demás lo cuiden de la misma forma. Ellos te brindan esa confianza. Por más que uno diga voy a una institución a ver, si tanto el personal como el médico no brindan la confianza que uno necesita, no deja allí a su hijo”.

Por su parte, Maximiliano, con una gran sonrisa que mantuvo durante todo el encuentro con Milagro Sala, contó: “Mis compañeros me tratan bien, tengo muchos compañeros, es fantástico el CEMIR, tengo 11 años y Milagro me invito al festival”.

Compartí:

Noticias Relacionadas

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

9 + dieciseis =