Solicitan mantener estabilidad fiscal para las economías regionales del NOA y NEA

 Solicitan mantener estabilidad fiscal para las economías regionales del NOA y NEA

Alarma en el sector tabacalero

 La Federación Argentina de Productores de Tabaco (FAPT) expresó preocupación por la posible presentación de un proyecto en el congreso nacional que modificaría la actual ley de deportes y buscaría financiarse con nuevos impuestos al tabaco.

San Salvador de Jujuy, 24 de junio de 2015. Los miembros de la Federación Argentina de Productores de Tabaco (FAPT) manifestaron su desasosiego en relación al proyecto de ley anunciado por el Diputado Nacional, Mauricio Gómez Bull. Los productores expresaron su total acuerdo con el espíritu del proyecto pero solicitaron revisar el financiamiento dado que el cigarrillo ya cuenta con una notable carga fiscal, que se aproxima a un 70% del precio de venta.

En tal caso, representaría otro impuesto adicional al tabaco, debiendo considerarse que en Argentina ya existen cinco impuestos que gravan a los cigarrillos, siendo tres de ellos específicos de este producto.

Una vez más encuentran en el tabaco una herramienta fácil para financiar proyectos de ley. Los impuestos al tabaco tienen un límite, que en la Argentina ya lo superaron. A nivel mundial, en promedio, el 59% de cada paquete de cigarrillos corresponde a impuestos, mientras que en Argentina ese número se acerca al 70%.” Comentó Pedro Pascuttini, Presidente de la Federación Argentina de Productores de Tabaco (FAPT).

El cultivo de tabaco es esencial para el desarrollo de las provincias del NOA y NEA (Misiones, Corrientes, Chaco, Tucumán, Catamarca, Salta y Jujuy) por cuanto es una actividad que tiene una importancia superlativa tanto en la generación de recursos y el desarrollo social de las comunidades, como así también en la constitución del producto bruto geográfico de las provincias productoras. El tabaco representa uno de los principales sectores agrícolas del país del cual dependen aproximadamente 1.000.000  personas para su subsistencia.

Concluye Pascuttini “Por estas razones solicitamos a las autoridades tengan en consideración que para los compañeros tabacaleros este cultivo es una fuente genuina de trabajo, dado que se necesitan alrededor de120  jornales por hectárea mientras que para la soja, el trigo o el maíz se necesitan 0,44 jornales por hectáreas. ”.

En resumen, la producción tabacalera es parte de la economía de subsistencia de tales provincias, por lo que de agregar un nuevo impuesto, las consecuencias conllevarían a serios problemas económicos y sociales que podrían ir desde una merma en la plantilla de trabajadores, dificultades para el pago de salarios en tiempo y forma, menor desarrollo productivo, hasta una notable disminución en la actividad económica general de estas provincias.

 

Compartí:

Noticias Relacionadas

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

2 × dos =