viernes 14 de diciembre de 2018




Según el INDEC, la suba de precios del mes pasado fue la más elevada de todo 2017: 3,1%.

11 enero, 2018 en:


IProfesional.Com || El total anual culminó en 24,8%, una cifra que preocupa al Gobierno por el efecto “arrastre”. Los analistas confirman que el equipo económico tendrá mayores dificultades para cumplir la meta de 2018.

Finalmente, el INDEC difundió la cifra de inflación para diciembre, que se ubicó en 3,1% y se coronó como la mayor cifra durante todo el año pasado, lo que generó preocupación en el equipo económico.

El número para todo el año ser ubicó en 24,8% y superó en casi ocho puntos a las metas delineadas por el Banco Central, aunque estuvo a tono del promedio de las estimaciones privadas de entre 23 y 24 por ciento.

Pero lo que encendió las alertas fue el preocupante salto de la inflaciónnúcleo“, es decir, la medición que excluye a aquellos productos y servicios cuyos valores se ven afectados por la estacionalidad o por la regulación del Estado.

Según el INDEC, en diciembre se ubicó en 1,7%, bastante más alto que el 1,3% de noviembre. Durante todo el año pasado, entonces, la “núcleo” fue de 21,13%, no tan alejada de la inflación general.

Esta medición ahora tiene vital importancia. Sucede que es la que mira el Banco Central para tratar de adivinar cómo va el proceso de “desinflación“.

Si bien las metas de inflación tienen como objetivo el IPC general, a Federico Sturzenegger le gusta guiarse por la “núcleo” que limpia de alguna manera cómo se comportan los precios más estables de la economía.

El dato fue un baldazo de agua fría para la entidad. Tan es así que hace dos días, cuando bajaron las tasas por primera vez en 13 meses, habían señalado –con optimismo– lo contrario: “La inflación núcleo de los últimos tres meses se ubicó cerca del 18% en términos anualizados. Hay variables que permiten suponer que esta dinámica favorable se mantuvo durante diciembre y primeros días de enero”.

No fue el caso y resultó siendo un mal número que presagia un escenario mucho más complejo de lo que se imaginaban. Que haya repuntado la inflación “núcleo” tiene un efecto inmediato.

El Central tendrá, a fin de mes, menos argumentos para volver a bajar las tasas ahora en 28% anual. Se suponía que si el IPC daba dentro de lo previsto, la autoridad monetaria tendría cierto margen para reducir en 50 puntos básicos sus tasas en la reunión del 23 de enero. Toda esa idea parece esfumarse ahora.

En el mercado creen que ahora, más allá de las presiones políticas, Sturzenegger deberá freezar cualquier movimiento bajista.

“El BCRA tiene que ir gradual y en cuotas en la baja de la tasa de interés”, señaló Federico Furiase, director de Estudio EcoGo (ex Bein).

Por su parte, Hernán del Villar, economista del Estudio Alpha, explicó que “es un riesgo a futuro seguir poniendo metas que no se puedan cumplir” y añadió que hay pérdida de credibilidad y te cuesta mas orientar expectativas”, afirmó el economista del Estudio Alpha, Hernán del Villar

“Alcanzar la meta de 2018 va a ser casi imposible. Necesitás una núcleo abajo de 0,8% promedio mensual“, dicen en FyEConsult. Tanto esta consultora como Econviews, de Miguel Kiguel, creen que la inflación de este año será del 19% y con riesgos a que tengan que aumentar sus previsiones.

Altas y bajas
Si bien el Gobierno tenía la “esperanza” de que el número se acercara más al 20%, igualmente se colocó muy por debajo del 40% de 2016, según mediciones privadas.

De acuerdo con el organismo, los rubros destinados a la vivienda fueron los que registraron un mayor aumento –principalmente, con la actualización de las tarifas de los servicios–, ubicándose en 55,6%. Le siguieron en importancia Comunicación (34,1%), Educación (31,5%) y Salud (27,8%).

En la vereda de enfrente, los que menores subas mostraron el año pasado fueron indumentaria (16,6%), Equipamiento para el hogar (17,4%) y otros bienes y servicios.

Mediciones alternativas
El número oficial para diciembre fue idéntico al 3,1% que indicaron los diputados de la oposición en su “IPC Congreso“, liderados por el economista Marcos Lavagna del Frente Renovador.

Según el informe, la suba fue impulsada principalmente por los aumentos de las categorías Vivienda y Servicios Básicos (tarifas de luz y gas), y Transporte y Comunicaciones.

Además, el análisis de los legisladores de la oposición estuvo bastante cerca del acumulado anual, que calcularon en 24,6%.

En base sus mediciones, el denominado “IPC Core” –que excluye estacionales y regulados–, mostró en diciembre una suba de 1,6%, acumulando en el año 22,6%.

Por ello indicaron que el promedio mensual del IPC Core en 2017 (1,7%) muestra que independientemente de las subas tarifarias la inflación permanece en rangos preocupantes.

Además destacaron que con la inflación de 24,6%, en 2017,  las jubilaciones mínimas y Asignación Universal por Hijo (AUH) se recuperaron en términos reales un 1,7% en promedio y 2,7% entre puntas, lo que implica que aún muestran una pérdida de 5% en promedio y 4% entre puntas frente a 2015.

Por su parte, el índice de precios que calcula la Confederación General del Trabajo (CGT) fue menor para diciembre: 2,7%.

De acuerdo con la central obrera, la Canasta Básica registró un incremento del 1,4%, en diciembre, por lo que una familia compuesta por dos adultos y dos hijos menores necesitó percibir un ingreso de al menos 16.547 pesos para no caer por debajo de la línea de la pobreza.

En tanto, el precio de la Canasta Básica que marca el nivel de indigencia alcanzó el mes pasado para el mismo grupo familiar los 7.355,81 pesos.

No obstante, la CGT se acercó bastante a la inflación anual: su Observatorio de Datos Económicos y Sociales de la CGT la ubicó en 27,12%.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *