Causa Sedronar: la caída de Granero y el regreso más esperado

 Causa Sedronar: la caída de Granero y el regreso más esperado

Letra P.- Servini de Cubría se había alejado de los casos estruendosos, pero volvió para enviar un mensaje sutil a Balcarce 50. Conversaciones en las sombras y un pedido de la Corte. Por qué Bielsa la “vio primero”.

Nadie mejor que María Romilda Servini de Cubría para interpretar las señales de la llamada “Corpo judicial”. Luego de meses de silencio, la “Chuchi” se destapó el viernes con seis procesamientos contra ex funcionarios de la Sedronar, entre ellos quien la presidiera de 2004 a 2011, José Ramón Granero. Es por supuesta complicidad del organismo en el tráfico de efedrina.

La vida de Servini cambió en el último tiempo. Rearmó su vida personal, tomó cierta distancia de las tertulias políticas (igual eso no la privó de darse una vuelta por el cumpleaños de Daniel Angelici, hace un mes) y comenzó a pensar en el retiro. Eligió la causa por los crímenes del franquismo como un último gran caso para pasar a la historia, pero encontró las trabas de la justicia española. Para ese poder, que es tan conservador como el argentino, y con un gobierno del Partido Popular, se le hizo imposible lograr avances.

Durante algunas semanas se mostró algo deprimida. Cuentan que se recuperó cuando la visitaron algunos jueces federales del norte del país con motivo de la causa sobre efedrina que tramita en su juzgado. Le explicaron que el Gobierno era muy lento para asignar recursos para ir tras el narcotráfico en la frontera norte y que era necesario un mecanismo de presión. Esos mismos jueces, un día antes, habían conversado largo y tendido con Ricardo Lorenzetti.

La Sedronar está hace tiempo en la mira de los jueces federales. Por algo Rafael Bielsa la abandonó en 2013, luego de uno de los habituales almuerzos que solía organizar con jueces y fiscales de Comodoro Py, tradición que arrastraba desde sus años como canciller. Es uno de los tantos organismos, como también sucede con el Servicio Penitenciario Federal, que tanto en las instancias inferiores como en la Corte hay quienes creen que deberían depender directamente del Poder Judicial. Es sabido que dos magistrados federales ya ofrecieron personalmente aCarlos Zaninni para dirigir esa dependencia estatal. Uno de ellos el mediático Claudio Gutiérrez de la Cárcova, juez del fuero penal económico.

 

Granero esperaba un retiro apacible en el directorio de Enarsa. Odontólogo de profesión, siempre se creyó a salvo por la información que había acumulado sobre la relación de las drogas con el poder político.

Su procesamiento no solo obedece a hechos concretos (el hallazgo de efedrina en vehículos del organismo), sino a que el Gobierno esta retaceando los fondos que  los camaristas del norte del país piden para abrir juzgados en los pasos fronterizos donde la situación, como siempre dice Lorenzetti, “está absolutamente fuera de control”.

El presidente de la Corte tiene un vínculo directo a Servini y fue quien logró que su hijo Juan Carlos Cubría asumiera como secretario en la comisión de Administración del Consejo de la Magistratura. El funcionario la pasa mal estos días porque tiene una interna en las sombras conGermán Krieger, Administrador del Consejo que responde a Lorenzetti. De hecho, se sospecha que Cubría habría facilitado información al abogado Ricardo Monner Sanz para la denuncia que éste formuló el lunes pasado por presuntos desmanejos económicos en el Poder Judicial. Este pleito no tiene un claro ganador, pero lo cierto es que la “Chuchi” ya está de regreso.

Compartí:

Noticias Relacionadas

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

8 − 1 =