La marcha esta en marcha

 La marcha esta en marcha

El Gobierno ofreció llegar a déficit cero en 2026 y el Fondo Monetario Internacional pide que sea en 2025. El rol del Movimiento Evita y La Cámpora en la marcha del 1F. Qué hará la CGT. Qué va a hacer Alberto Fernández con la Corte Suprema.

El Gobierno ofreció llegar a déficit cero en 2026 y el Fondo Monetario Internacional (FMI) pide que sea en 2025. Si el ministro de Economía, Martín Guzmán, firma un ajuste es muy probable que el peronismo vuelva al llano en 2023. La extraordinaria temporada veraniega extendió el impulso económico de 2021. El consumo masivo lleva seis meses de crecimiento según la consultora internacional Scentia y en diciembre fue un 6,5% superior al mismo mes de 2020. Guarismo que los argentinos no ven desde 2015. La inversión ya es un 23% superior que en el último año de Mauricio Macri y las exportaciones son las más altas desde 2012. El nivel de empleo es 0,7% superior a 2019. Todos esos logros del gobierno en medio de la pandemia del coronavirus están en peligro frente a la durísima posición del FMI frente a la deuda heredada de Macri.

Alberto Fernández está cada día más molesto con el staff del organismo y hasta hace unos días con la administración estadounidense. Ahora asegura que el viaje de Santiago Cafiero fue exitoso, pero no se confía. El rumor de que podría suspender un pago al FMI para presionar salió de un funcionario cercano. Más desconfían en el Instituto Patria: “Los que le dieron el crédito a Mauricio Macri para apoyarlo son más poderosos que entonces y operan contra Argentina. Christine Lagarde desde el Banco Central Europeo, Mauricio Claver Carone desde el BID y, fundamentalmente, David Lipton desde el Tesoro”, señalan.

Los bonos argentinos cayeron 10% en lo que va de enero y cotizan 40% por debajo del valor que tenían en su lanzamiento, en septiembre de 2020. Cuando se realizó el canje de deuda, el Riesgo País bajó a 1000 puntos; desde entonces viene subiendo y se acerca a 2000. Nadie cree que la deuda que dejó Macri sea pagable. Intentar hacerlo en los términos que imponga el FMI puede ser un suicidio político.

Es un momento crucial. El FMI pide firmar un ajuste y a cambio ir realizando desembolsos a medida que venzan los compromisos que tomó Cambiemos. Los funcionarios del organismo vendrán cada tres meses a supervisar el ajuste. Se instalarán en el Hilton, harán declaraciones ruidosas, mantendrán calientes los mercados. Si no se cumple lo firmado se cancelan los desembolsos y el país cae en default. Habiendo tantos interesados en el fracaso del Frente de Todos no sería extraño que elijan soltarle la mano al gobierno bien cerca de las próximas elecciones. Si el futuro es el default mejor elegir el momento: bien lejos de las elecciones. Hay una certeza: la deuda es impagable. Y una sospecha: el FMI va a jugar otra vez para la derecha local. Hay que decidir cómo se enfrente esa realidad.

La marcha está en marcha

La Corriente Federal de Trabajadores, CTA, Camioneros… cada día se suma un nuevo sindicato a la marcha del 1F. La posibilidad de que la CGT en su conjunto convoque no está cerrada. “La Cámpora no convoca, pero los compañeros van a ir”, afirman en la agrupación que preside Máximo Kirchner. También irá el Movimiento Evita, que aún no decidió si también convocará. Madres, Abuelas, intendentes. La marcha está en marcha. Habrá un solo orador como en los 24 de marzo y se piensa en un estudiante de Derecho. Leerá un documento firmado por todos los convocantes. Los cuatro miembros de la Corte Suprema enfrentarán una marcha multitudinaria, fotos con sus caras inundarán la ciudad y estarán varios días en las pantallas de televisión. Difícilmente haya una oportunidad mejor para el Gobierno de ir al Congreso a modificar la Corte, ampliarla y cambiar su funcionamiento. Quizá no alcance con la marcha, pero no intentarlo sería resignarse a gobernar con escaso poder. Incluso, a convalidar una época oscura del Poder Judicial.

Alberto es un presidente importante: el presidente que enfrentó la pandemia con más vacunas que muchas potencias, el que renegoció deudas gigantescas, el que logró crecer más que todos los países del G20 en el año que pasó. Debe dejar registro histórico de su posición frente a los sótanos de la democracia e intentar terminar con ellos.

Vidal hasta las manos

Franco Mizrahi publicó este viernes en El Destape que en los días inmediatamente posteriores a la reunión “Gestapo” del 15 de junio de 2017 en la que se armó la causa contra el Pata Medina el ex ministro de Trabajo de María Eugenia Vidal, Marcelo Villegas, el ex ministro de Justicia, Gustavo Ferrari y su número dos, Adrian Grassi, que estuvieron en la reunión en el Banco Provincia, visitaron la AFI. Las reuniones fueron con los popes del organismo Gustavo Arribas, Silvia Majdalani y Diego Dalmau Pereyra. Este último estuvo también en la reunión en el Banco. Mizrahi publicó además que el 30 de junio de 2017 se presentó una denuncia anónima contra el Pata Medina, seguida por una segunda denuncia anónima el 31 de julio, que el periodista pudo chequear fue confeccionada con los partes de la AFI. El 22 de agosto Medina fue imputado. El 24 se reunieron en la Rosada Mauricio Macri, María Eugenia Vidal, Marcelo Villegas y Gustavo Arribas.

Compartí:

Noticias Relacionadas

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

catorce − 5 =