“Perico; ¿apocalipsis o primavera?” Los desafíos Pos-Covid19 para la Ciudad Mercado  

 “Perico; ¿apocalipsis o primavera?” Los desafíos Pos-Covid19 para la Ciudad Mercado  

Antes de la Pandemía la ciudad, ingresaba a una fuerte recesión, consecuencia de la contracción económica nacional. Sin embargo fenómenos de fuerza mayor y errores no forzados locales, pusieron al complejo comercial en una crítica disyuntiva.

Por Jorge Lindón  

Ciudad de Perico 04.04.2020//  Dos décadas atrás, la ciudad de Perico enfrentó una durísima recesión, se trató de la salida de la convertibilidad, los inmuebles agrícolas se desplomaron y la actividad agrícola quedó devaluada. En aquellos tiempos el eje central  económico era “el cultivo de tabaco” y los efectos positivos de toda la cadena de valor, fueron tiempo difíciles para la agricultura y el comercio (simbiosis).

La bonanza social fue consecuencia de una característica; la distribución del  Fondo Especial del Tabaco mediante la institución cooperativa, que se rige por un sistema solidario de distribución de la riqueza, pero ni este factor competitivo pudo mitigar el derrumbe de la rentabilidad en el 2001, sin embargo la gestión de un reacomodamiento del FET le permitió sobrevivir al sector, recordemos que en la  década del 80 la actividad gestó una clase media, con pinceladas burguesas.

Por esos años el cese de la actividad ferroviaria, sepultó la esperanza del reverdecer de la actividad comercial sobre la avenida Belgrano, la cual tuvo su esplendor en los 70 (vid, cereales, precaria actividad comercial e inmobiliaria).

Sin embargo, el tesón de sus habitantes  permitió  superar el retroceso financiero ocurrido a principios del 2000, subiendo luego de 20 años varios escaños para llevar a la Perico a conformar un ecosistema productivo, en las puertas del protagonismo regional (NOA). Para que el motor comience a traccionar a una provincia, hubo una convergencia de importantes factores, el acierto de varios gobiernos y los esfuerzos tributarios colectivos, brindaron leyes e infraestructura.

Hoy Perico posee un Aeropuerto Internacional, es el centro geoestratégico del corredor  bioceánico y punto medio de la ruta panamericana, el Parque Industrial posee cimientos, La Zona Franca ya superó la licitación, el sector tabacalero con sus idas y vueltas aún realiza un aporte significativo a la rueda productiva; el mismo junto al fenómeno que resultó “El Mercado Frutihortícola” de impulso municipal y gestión privada, generaron un derrame que permitió el desarrollo comercial e inmobiliario. Dados estos pilares centrales y varios resortes complementarios, Perico es conocida en el país, por su Feria y la Saladita del Norte, en términos sociológicos es “La Ciudad Mercado”.

Recesión y Covid-19 “Efectos”

El brutal endeudamiento nacional, llevó a una gigante presión tributaria, que erosionó la rentabilidad de todas las actividades, en este martirio financiero estaban todos remando, esperando el desenlace del pago o no de la Deuda Externa, comidilla en todas las conversaciones, cuyos efectos esta vez ingresaron a los hogares (pobreza) y desde luego a los bolsillos de una ciudad netamente comercial.

El impase, mientras el país intentaba evitar el default, era para la región de los Pericos: El Purgatorio. Ya se presagiaba un duro escenario en donde el único camino nos conducía a mercados externos (exportaciones y turismo receptivo), fuente de divisas, único objetivo del sector primario y de servicios que pretendían hallar la luz al final del túnel; para ese propósito la Zona Franca, El Parque Industrial y el Aeropuerto eran los tres grandes motores próximos a encenderse.

El sector tabacalero hoy va hacia una inexorable concentración y reducción de costos operativos, una firma internacional apura este camino en el NOA, fijando el acopio y proceso en un solo punto ubicado en la provincia de Salta, con lo cual en los valles la producción, en el mediano plazo, no superará las 20.000 toneladas anuales, con fuertes bajas laborales y una dramática eliminación de los servicios complementarias locales.

En cuanto a la Feria Mayorista, por estos días herida de gravedad por el inoportuno desdoblamiento de la oferta “Centro de Abasto –Gran Jujuy”, por una medida inexperta que servía para frenar la desaprobación de la gestión de un intendente en el corto plazo, pero condenaba a toda una economía en el mediano plazo, travesura adolescente por la cual la ciudad entró de lleno a una temprana recesión.

La debacle pudo evitarse si se tenía conocimiento del rumbo de las economías regionales y el colapso de la actividad central de los valles. El sector frutihortícola al ser una actividad esencial, en plena Pandemia, tiene grandes chances de mantener sus bondades de contención social en los próximos seis meses, si es apoyado para mitigar la contracción del resto de la economía.

El confinamiento, para Perico no solo es una medida de aislamiento social, también fue una sentencia para el sector comercial, todos estos elementos descriptos son hechos que ya comenzaron a socavar  los puntos de equilibrio, cuyo nuevo contrapeso, requiere menos empleo, por ello se conoció en las últimas horas duras medidas en el sector comercial y de servicios, ya que varias nóminas están siendo reducidas en la ciudad.

El Covid-19, si bién precipitó la caída de los ingresos, resultó para varias unidades comerciales (Pymes y Mipymes), la oportunidad de contraerse aún más (despidos), para cerrar o buscar la supervivencia con mano de obra familiar.

Desafíos

¿Es posible detener la caída de la economía en nuestra región?, es la pregunta que todos esperan encuentre una repuesta positiva; pues bien analizando las variables que se pueden gestionar, y las que ya están para ser aplicadas, revela un panorama duro, pero con un leve viento a favor.

Entre las herramientas que ya se pueden vislumbrar, están los programas que el gobierno de la nación anunció, y la infraestructura que hasta ahora generó la provincia, mientras luchamos estoicamente desde nuestros hogares, podemos ir ensayando su aplicación en la actividad tradicional, proyectando nuevos servicios y producciones. El paquete financiero que preparó el gobierno y las entidades mundiales para reconstruir la economía global es colosal, sin embargo el daño que han padecido nuestros comercios y emprendimientos nos dejaron sujetos comerciales que no califica en los términos bancarios, la política deberá gestionar una amplia excepción para que todos los empresarios que saben dar valor a sus iniciativas, puedan tener una bocanada de aire fresco (créditos a tasa 0%) para impulsar sus objetivos a niveles más ambiciosos, donde la oferta laboral sea un nuevo oasis.

Se avizora un cambio de paradigma fundamental, donde los estados provinciales, como sus comunidades elevarán los niveles de control sanitario, en el caso de la provincia podemos afirmar que desarrollará fuertes muros de control.

La agenda de los gobiernos, estará orientada hacia la salud, la seguridad y la educación como ejes de gestión, la cual se incrementará en cantidad y calidad, consumiendo su estructura actual, por lo que muchos desafíos quedarán en manos de la sociedad civil e instituciones intermedias (generación de riqueza, cultura, deporte, esparcimiento, integración global, innovaciones, etc).

La política está obligada a reinventarse, en el caso de Perico donde en las últimas elecciones un importante sector materializó la demanda de un cambio en la conducción, hoy ve como la nueva cúpula de poder dilapida el crédito político desde la inexperiencia y en el abuso metodológico del ensayo/error, con lo cual la acumulación de las demandas sociales siguen aumentando, siendo el gran desafío que todo el arco político debe enfrentar y resolver.

El drama sanitario y económico generó un llamado a la unidad estratégica, conservando identidades heterogéneas, pero con acciones convergentes, propias de un estado de guerra. El debate de los nuevos horizontes, superan los esquemas de la política, hay un desafío intelectual donde los dirigentes y pensadores sociales deben acudir para un gesto patriótico que reinvente la actividad comunitaria, donde Perico no puede perder tiempo, a la vez que está obligado a sostener su protagonismo y vanguardia.

Llegó la hora de enrolarse en un único ejército, donde todos somos útiles y necesarios, el futuro Pos Covid-19 no será un regaló, será la conquista del compromiso, renuncias y mucho esfuerzo; como dijo el Papa Francisco, “solo, no se salva nadie”.

Compartí:

Noticias Relacionadas

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

diecinueve − doce =